viernes, 18 de noviembre de 2011

Paradojas electorales

Cuando el domingo me acerque a mi mesa electoral, el presidente dirá: "Sólo Congreso". Porque llevaré únicamente el sobre blanco. El sepia no lo uso, ni en las generales ni en las autonómicas. Porque no voto para el Senado. Por tanto, no pondré en práctica las enseñanzas del anuncio televisivo que acabo de ver: "¿Cómo votar al Senado?". Creo que antes era más complicado, por el tamaño de la papeleta, que primaba a los expertos en papiroflexia y complicaba la existencia a los más avezados recontadores de votos. Se pueden marcar hasta tres candidatos de distintos partidos (las célebres listas abiertas). Bueno, si vives en El Hierro o en Formentera, o en más sitios, sólo uno. El caso es que siempre me he preguntado si estaba extendido lo de votar sólo al Congreso, pero en nuestra mesa mi padre y yo debemos ser de los pocos. Lo que no imaginaba es que ocurría precisamente lo contrario, que los españoles votásemos más al Senado que al Congreso. Comparemos porcentajes de participación en las generales de 2008. Para el Congreso, 73,85 %. Para el Senado, 74,49 %. ¿No estábamos de acuerdo en que el Senado había que reformarlo o directamente suprimirlo? ¿No se le llena la boca a muchos con la pregunta retórica sobre la utilidad de la cámara alta? ¿No echamos pestes del retiro dorado de sus señorías, que pasan poco tiempo por el madrileño palacio de la Plaza de la Marina? Pues lo cierto es que, a la luz de los números, ya sea por las posibilidades que ofrecen las listas abiertas, por el reto que plantea la introducción de la papeleta en el sobre, por la curiosidad que despierta pasar un rato en la cabina revisando el amplio listado de formaciones políticas... los españoles votamos más al Senado que al Congreso. Quizá haya alguna otra explicación, que ojalá alguien aporte, pero el dato me ha sorprendido. Imaginaba que, por estrecho margen, ganaríamos los del "Sólo Congreso", pero vencen los del "Sólo Senado". Entonces... ¿suprimimos el Congreso? Votemos, de todas formas, y como dice un amigo mío, disfrutemos lo votado. Ojalá pudiera ser.

2 comentarios:

  1. Yo suprimiría los dos. Al menos tal como están ahora, cuando los votos se diluyen como azucarillos en la oscura taza del café electoral "d'Hont".
    Cordialmente,
    Félix

    ResponderEliminar
  2. Hola, queríamos darle la enhorabuena por su blog y además
    ofrecerle nuestro servicio gratuito de intercambio de
    banners con el que conseguirá más visitas aún para su blog.
    Puede informarse sobre nuestro servicio en:
    www.simban.site50.net

    ResponderEliminar